miércoles, 1 de octubre de 2008

Deep Inside

Hoy quiero hablaros de algo que, a pesar de estar siempre ahí, ultimamente creo que no se tiene nada en cuenta, la voluntad. Que conste que, como futuro ingeniero, estoy acostumbrado a mirar el mundo de forma práctica, evaluándolo todo por sus resultados. Sin embargo, a veces, creo que también es necesario un punto de romanticismo y pararnos a evaluar también esas cosas que no se pueden ni ver ni tocar.

Hablo de esas veces que queriendo hacer una cosa logramos otra. No, no me refiero al equivocarse, al errar o a la confusión. Hablo de la intencionalidad con la que actuamos. Hablo de todas esas veces que intentando ayudar a alguien, no hemos conseguido más que fastidiarlo más, obteniendo como única recompensa a nuestra buena fe el juicio sumario en relación directa, y exclusiva, a los resultados de nuestra acción.
Por no tener en cuenta la "voluntad" con la que se actúa, han habido guerras y peleas, se han perdido amistades, y también amores.

Además, generalmente, tampoco se tiene en cuenta la voluntad cuando se actúa a la inversa. Cuando, bien para hacer daño o bien para conseguir algún interés, se consigue el respeto y la confianza mediante buenas acciones. Luego llega el día en que nos meten la puñalada trapera y maldecimos, y nos cagamos en todo ser viviente. Algunos, incluso, juran y perjuran que "lo veían venir"... ya, lo veías venir pero no hiciste nada para remediarlo.

Lo sé, en muchos casos es realmente dificil ver esa voluntad encubierta por unos contradictorios actos. También sé que en el segundo caso es aún más difícil de ver que en el primero. Sin embargo, creo que si nos fijasemos un poquito más en ésto, si le prestasemos un poquito más de atención, probablemente nos llevaríamos algún que otro disgusto menos.

4 oyentes en el micrófono abierto:

Yahuan 3 de octubre de 2008, 17:40  

La voluntad es lo que cuenta. Sabio. Toda acción se puede sintetizar, si se va a juzgar moralmente, en el carácter de la voluntad, pero... ay ser humano que nunca haces nada que provenga del pensamiento razonable...!!!

Yo tampoco hago nada, supongo que nos dejamos llevar por una intuición que se basa en dejar hacer y hacer sin pensar nada, nunca nada, absolutamente nada.

1 abrazo

Zafferano 4 de octubre de 2008, 16:36  

Es verdad, solemos actuar en base a estímulo/respuesta, sin pararnos a anlilizar el motivo de las cosas. Todo va tan rápido, estamos expuestos a tanta información que nos bombardea desde todos los ángulos, que es difícil pararse y mirar un poco más el fondo. Sin embargo lo que propones es más que aconsejable...
Besos precioso, con que ingeniero...?

Glory 5 de octubre de 2008, 23:45  

Dicen que la voluntad es lo que cuenta, pero el sentirse mal cuando alguien no entiende tu voluntad, fastidia... y mucho.

El problema es que me equivoco yo, tu, y todos los demas... Todo sucede muy rapido.

Besos

fire 8 de octubre de 2008, 0:32  

ay...pero que razon tienes...pero que dificil es lo qe propones...
cuesta mucho discernir y sobre todo juzgar correctamente...
yo...bueno...yo siempre tiendo a equivocarme...o mejor dicho...nucna quiero ver o no veo la malaintencion...algunas veces hasta mis hijos me avisan de las cosas...debend e crer que su madre es tonta....
no soy tonta er....solo me lo hago aveces.....
la vida es ya demasiado dificil como para encimallevarlo todo a rajatabla....

un besazo

Publicar un comentario

Por favor, identifícate. Si no estás registrado en ninguno de los soportes indicados, existe una opción para introducir tu nombre y/o url.

Borraré todos los comentarios firmados como "anónimo"

Quedan totalmente prohibidos los comentarios spam o que contengan publicidad. Dichos comentarios serán borrados sin dilación.

  ©Diseño realizado por erMoya a partir de la plantilla "Songs" creada por Dicas Blogger.