miércoles, 2 de julio de 2008

Here I Go Again

Hace tiempo, algo así como un año (no se si será la proximidad del verano que no sólo llega con su calor sino también con sus recuerdos, no todos gratos, o si será la proximidad de la fatídica fecha en la que debo sumar uno más a la cuenta de mis años), que no me sentía así.
Tras el que ha sido, con poco o ningún ludar a dudas, mi peor año (entiéndase por año "curso académico" pues para mí los años empiezan en septiembre y acaban en julio) me encontraba en una situación moral bastante buena. Dejados atrás los múltiples bajones, astenias, y demás sucesos condicionados por el acaecer del día a día en la universidad, me encontraba en un proceso de reencuentro conmigo mismo, nada trascendental (solo intentaba olvidar los malos rollos de este año, y resetear mi estado anímico y moral a septiembre del pasado año, fecha aproximada de inicio de los problemas), bastante bueno.
Sin embargo, ha sido ahora, cuando mejor me encontraba, cuando me ha invadido esta tan familiar sensación.

Una vez más me siento fuera de lugar. Habitante de un mundo que no fue hecho para mi, ni yo fui hecho para él. Incapaz de imaginar un futuro (fuera de mi vida académica) porque algo en mi interior, previendo que el posible futuro será tan poco deseable o más que el pasado, me lo impide.
Una vez más me siento solo, no porque realmente esté solo (gracias, por cierto, a todos los que estáis ahí) sino porque me siento hecho de otra pasta (ojo! no mejor, sino simplemente distinto... a decir verdad, con frecuencia me siento peor) y no hay nadie hecho de mi misma pasta a mi alrededor (y no hablo estrictamente de tener pareja).

No se si en mi vida, en mi personalidad, estaré pecando de exceso de bondad, ignorancia o, quién sabe, inocencia... Aunque, bueno, en el fondo todo ésto se trata sólo de un bajón repentino que acabará pasando, lo triste es que muy probablemente acabará volviendo, lo que no sé es cuanto tardará en volver...


Whitesnake "Here I Go Again"


¿Sabéis? Dicen del número 23 que es un número bonito, enigmático y que trae buena suerte. Ciertamente, todo lo bueno en mi vida (bueno, quizá no todo pero si lo mejor) ha tenido relación con el citado número. A decir verdad no creo mucho en éstas cosas, pero quedan 12 días para que haya un 23 en mi vida, y éste es uno de esos momentos en los que uno se agarra a un clavo ardiendo, con la esperanza de que a la llegada de éste se sucedan algunos cambios a mejor.

Por cierto, la letra de la canción es realmente buena.

5 oyentes en el micrófono abierto:

Lady Skywalker 2 de julio de 2008, 13:07  

Preocuparse por el futuro es algo que sólo ocurre cuando sabes que verdaderamente vas a tener uno, y eso ya es mucho saber.El mundo no fue hecho para nadie en particular, es mucha la gente que se queja de vivir en un mundo al que no pertenece, cuando la realidad es que el mundo es tal y como es, y somos nosotros los que nos tenemos que adaptar a él, aunque más de uno caiga en la tentación de saltar con el tópico de "rebélate contra el sistema". El mundo - la vida, entendida estrictamente como un periodo de tiempo finito - no se ocupa en absoluto de nosotros. Nos da y nos quita los medios para que cada uno, con lo que tenga, vaya construyendo su camino, algunas veces sobre seguro y otra veces con la ayuda (¿?) del azar. Sentirse solo es un sentimiento universal, pero las cosas cambian cuando sabes que todos, absolutamente todos, saben lo mismo sobre su futuro que tú: nada.


P.D: En cuanto al número 23...no me ha traído cosas ni excesivamente buenas, ni enigmáticas, ni más buena suerte de la que tuve con el 22. Simplemente me ha corroborado algunas de las cosas que creía saber con 22 y el muy puñetero, además, me ha hecho más vieja ;P

xxx

Etiam 2 de julio de 2008, 15:01  

ErMoya, es curioso, pero esto que cuentas me pasa a mí ahora y a gente de mi entorno: un curso horrible, pésimo, lleno de momentos para olvidar, un año de mierda absoluto, y esa sensación de estar fuera de lugar, de ser diferente, hecho de otra pasta como has comentado. "Me siento rara" , llevo diciendo desde hace un tiempo. Y ahora que has escrito esto he sonreído, porque me ocurre punto por punto lo que has comentado, con la diferencia de que he cumplido 24 años y a mí los años pares me encantan, me dan buena suerte.
Ánimo, que todo pasa y seguro que ese reseteo emocional llega pronto :D

Señor Oscuro 2 de julio de 2008, 15:18  

Casualidades de la vida, este curso ha sido con creces el peor de toda mi carrera... Si apruebo dos es un milagro xDDD.

Esos son ciclos que nos pasa a todos. Ya verás como se te pasa pronto ;)

Un abrazo!!!

fire 2 de julio de 2008, 17:12  

seria estupend entender la letra , ero como soy una inculta ue no sabe ingles...me conformare solo con la melodia...que ya me enantaba hace muchos años...
te invito a leer esto
http://dejamequetecuente68.blogspot.com/2007/10/el-numero-23.html

va del numero 23...y explico que hubo un tiempo en que era una clave que significaba te quiero..
recuerdo las notitas y mensajes con el 23 como protagonista...

ojala el proximo 23 te traiga algo bueno..
un beso er

Nienna 6 de julio de 2008, 0:40  

Muchas felicidades por tu cumple!! aunque faltan unos días todavia...
Respecto al numero 23,yo ya ni me acuerdo...ja,ja,pero si quieres sentir "nuevas sensaciones" te lo cambio por el mio,ji,ji,ji...
Disfruta de los 23,de los 24,de los 25,y de todos los que vengan.
Saludetes!!

Publicar un comentario

Por favor, identifícate. Si no estás registrado en ninguno de los soportes indicados, existe una opción para introducir tu nombre y/o url.

Borraré todos los comentarios firmados como "anónimo"

Quedan totalmente prohibidos los comentarios spam o que contengan publicidad. Dichos comentarios serán borrados sin dilación.

  ©Diseño realizado por erMoya a partir de la plantilla "Songs" creada por Dicas Blogger.