sábado, 13 de diciembre de 2008

Crossroads

Si no fuera por mi manía temática de poner por títulos canciones, el post de hoy podría haberse titulado "¿Deber laboral o deber moral?" o, pensandolo mejor, "Cuando los conductores de la Rober se creen los dueños del asfalto" o algo similar.

Y es que hoy, volviendo a casa desde el centro, vi una escenita que me molestó bastante. Yo pasaba por la placeta de enfrete del Hospital de San Juan de Dios, cuando empecé a escuchar el sonido de la sirena de un ambulancia. Ésta se aproximaba por la calle Rector López Argüeta (para los no granadinos, una calle de unos 200 a 300 metros de larga, de un único sentido y único carril, con aparcamientos en ambas aceras que generalmente siempre están ocupados), o al menos éso me parecía a mi por la dirección de la que provenía el sonido. Sin embargo no podía tener contacto visual con la susodicha ambulancia porque un par de vehículos por delante de ésta venía el bus urbano de línea número 5 (popularmente conocido por ser el que siempre aparece cuando no se le necesita). Justo al dar la vuelta en la esquina con Gran Capitán, el bus tiene una de sus paradas.
Viendo la situación, y de forma totalmente inconsciente, pasó por mi cabeza una pregunta: "¿parará?". Pues sí, paró. Justo al llegar al punto indicado el bus nº5 hizo su parada reglamentaria en la parada de Gran Capitán, con una ambulancia justo detrás pidiendo paso a toda costa. Gran Capitan, en éste punto de calle, es una calle lo suficientemente estrecha como para que no pase una ambulancia en paralelo con un bus, menos aún con el par de metros adicionales que quitan las vallas de las obras de restauración de la iglesia que allí también tiene su esquinita.
Un granadino de pro, que a través de mis palabras haya conseguido situarse y visualizar la situación, sabrá de sobra que apenas unos 100 metros más adelante, el citado bus tiene otra parada. Esta nueva parada está en un sitio donde la calle se abre a dos carriles y donde, adicionalmente, el bus tiene un pequeño espacio reservado para su parada. Sin embargo, nuestro querido bus prefirió dejar a la ambulancia parada unos, posiblemente vitales, 2 minutos antes que saltarse una parada y dar paso, con la mayor celeridad que las estrechas calles granadinas permiten, a la ambulancia.

No se que pensaréis vosotros de ésta historia, pero a mi fue un feo gesto que me molestó bastante. Y antes de que nadie diga nada, si yo hubiese estado en ese momento usando el servicio de bus urbano y ese pequeño cambio que yo "propongo" (es decir, saltarse una parada) me hubiese interferido, creanme que si me percato de la ambulancia, no me habría molestado.

8 oyentes en el micrófono abierto:

Sophie 13 de diciembre de 2008, 11:54  

Dior y la firgen, conozco Granada y he "visto" esa escena, me la he imaginado con todo lujo de detalles. Vaya tela, por 100 metros no dejar pasar a la ambulancia, emperrarse en cumplir con su "deber" a toda costa...no quiero ni pensar en quien fuera dentro de la ambulancia, mare mía.

Señor Oscuro 13 de diciembre de 2008, 12:35  

El conductor ya puede rezar para que no hayan cogido la matrícula de su autobús, porque si el enfermo le da por poner una denuncia, la ambulancia le dará todos los datos, y puede ser la ruina de su vida. Y que quieres que te diga, si es así se lo merece, por chulo. Que hubiera dejado paso a la ambulancia.

Saludos.

Kwak 13 de diciembre de 2008, 21:16  

Nunca entenderé esas cosas...
De hecho, si no recuerdo mal, es penable según el reglamento de tráfico no facilitar el paso a los servicios de urgencia cuando éstos lo necesitan.
Rober es una empresa que me cae mal.

Lady Skywalker 14 de diciembre de 2008, 0:12  

Es q en la Rober deben entrar por oposiciones o algo :P... en fin, q son corticos, la verdad.

Yahuan 14 de diciembre de 2008, 17:26  

En realidad esta es una muestra más de que son los pequeños grandes gestos los que derrumban o arman a una persona,

Zafferano 16 de diciembre de 2008, 21:09  

No soy una granadina de pro, pero has descrito tan bien la situación que me la imagino. En fin, mira que hay cabezas cuadradas en el mundo...

Un beso grande!

fire 19 de diciembre de 2008, 1:47  

PUES MIRA...TANTO ME MOLESTA EL COMPORTAMIENTO DEL CONDUCTOR DEL AUTOBUS...COMO EL DE EL CONDUCTOR DE LA AMBULANCIA...SI NO REACCIONO Y LE OBLIGO A APARTARSE....
VAMOS....ME PONGO YO A PITAR...O ME BAJO Y LE DIGO QUE ARRANQUE O ....O...
UFFF....ME ENCIENDO...
SOLO LAS PERSONAS QUE HEMOS VISTO A UN FAMILIAR DEVATIRSE ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE,...ENTENDEMOS LO QUE SIGNIFICA "URGENCIA"...


ABRAZOS NIÑO

Nanny Ogg 21 de diciembre de 2008, 20:58  

No hace falta ser de Granada para imaginarse la escena, como dice Zaffe la has descrito estupendamente. Evidentemente, hay gente que no sabe distinguir cuando un deber moral se impone al laboral. Igual necesita que le den clases.

Besos

Publicar un comentario

Por favor, identifícate. Si no estás registrado en ninguno de los soportes indicados, existe una opción para introducir tu nombre y/o url.

Borraré todos los comentarios firmados como "anónimo"

Quedan totalmente prohibidos los comentarios spam o que contengan publicidad. Dichos comentarios serán borrados sin dilación.

  ©Diseño realizado por erMoya a partir de la plantilla "Songs" creada por Dicas Blogger.