martes, 9 de junio de 2009

That Smell

De nunca me ha gustado el olor del estiércol. Hay gente, especialmente los que se crían en el campo, que disfrutan con él. No es mi caso. Es un olor fuerte, agrio, dicho vulgarme "huele a mierda" -quizá porque se trata precísamente de eso-. Sin embargo, es un olor que uno no puede evitar asociar con determinados hechos o situaciones, en su gran mayoría positivas.
Es un olor rural, de pueblo. Su presencia en el campo es una clara señal de que esa tierra en un futuro próximo dará fruto. También es un olor frecuente donde hay ganado.

Lo que no es tan común es apreciar ese olor en la ciudad. Bueno, depende del significado que le demos a "común". Como bien saben los que me conocen, vivo en un peculiar barrio granadino caracterizado por cierto edificio de corte monumental -aunque yo no lo ascendería a tal grado-. Durante la mayor parte del año, en el citado edificio y sus alrededores, se puede apreciar un agradable olor a flores. Olor que imagino impregnan los comerciantes que tienen sus negocios -generalmente de alto caché- en los bajos del "monumento", ya sea colocando adornos florales en las terrazas o de forma artificial con ambientadores, ávidos de aumentar su clientela.
Otros días, en cambio, en este citado área granadina simplemente no se aprecia ningún olor, ya sea agradable o desagrable.

Sin embargo, hay ciertos días a lo largo del año, generalmente en fechas señaladas, que el barrio por completo se impregna de un fuerte olor a estiércol. Pero cuando este olor inunda las calles no es algo positivo en lo que uno piensa. No. Aquí no hay campos que abonar. Tampoco hay ganaderías... bueno, en estos días sí. He aquí el problema.
En mi barrio, el olor a estiércol, se convierte en una clara señal. Es el olor de la sangre y de la muerte. Es el olor de la barbarie, el perfume del odio y del sadismo de una especie para con todas las demás. Este es el olor que desprenden aquellos que van a morir.

En esos días, es cuando el olor a estiércol me da más asco.



Vivo en un barrio conocido legalmente como "distrito Beiro", vulgarmente conocido y llamado por el emblemático edificio que en él se encuentra: la plaza de toros.

9 oyentes en el micrófono abierto:

Ŧirє 10 de junio de 2009, 8:59  

uf..
ahora que te digo?
me has dejado muda...
intentaba adivinar que ocurre en tu barrio...y vaya final...
te agradezco el post ..
es de lo mejorcito que te he leido...y mira que te he leido cosas buenas...
te voy a enlazar ...

un besico niño...

The green eye's lioness 10 de junio de 2009, 18:58  

"La tortura no es arte ni cultura".

Estoy de acuerdo contigo, además me ha gustado tu forma de escribirlo ^^

Saludos!!

Nanny Ogg 10 de junio de 2009, 19:20  

Una de las cosas que más me pasmó al venirme de Canarias para la Península fue lo de los toros. No sólo las corridas, sino esa imposibilidad de concebir unas fiestas sin torturar a estos animales. En Canarias la fiesta de los toros no existe, no gusta. No hay plazas de toros, no hay encierros, no hay ninguna fiesta en la que se torturen toros y, aunque a alguno le pueda parecer sorprendente, nos divertimos muchísimo en las fiestas.

(Ahora sólo falta acabar del todo con la afición a las peleas de gallos).

Besos

petitsweet 10 de junio de 2009, 23:33  

A mi lo que más me choca es que llamen fiesta y arte a eso... Y encima parte de esa fiesta se paga con nuestros impuestos.

Menos mal que en mi barrio, cuando huele a 'mierda' sí es cosa de la huerta.

Lo has escrito genial, es un placer para los ojos leerte.

Nais 12 de junio de 2009, 12:01  

Ufff menudo post.
Una buena denuncia ante los actos taurinos de los que me uno en tu queja.
Un abrazo.

José GDF 12 de junio de 2009, 21:39  

Donde yo vivo a veces llega un ligero hedor procedente de la Albufera, aunque por suerte no es todos los días.

Has denunciado de manera vehemente y, a la vez, elegante, eso que llaman el arte de la tauromaquia.

Se puede decir con palabras más duras, pero imposible más claro.

¡Ah! No conocía este tema de los Lynyrd Skynyrd.

Jaurne 18 de junio de 2009, 12:50  

Pues ya lo siento :(
Venga, manos a la obra, pilla el pasamontañas y yo el estoque, que les vamos a enseñar lo que se siente desde el otro lado ;)

Ŧirє 27 de junio de 2009, 2:17  

niño no puedo comentarte en el post de michael jackson...
pero lo que me ha dejado helada es esa aclaracion tuya sobre la frecuencia en la que debes de postear...
solo faltaria que te presionaran para que postees....
faltaria mas...¡¡¡

yo queria darte las gracias poer el homenaje a michael...y sobre todo.....esperar y desear muchisima suerte en los examentes...


un abrazo

Kwak 28 de junio de 2009, 23:00  

En el último post no me deja comentar :P

Entiendo lo que dices y más con la mercantilización de día, sobre todo en Madrid.
Pero, aunque hipotéticamente la discriminación acabara en el mundo ¿Por qué dejar de celebrar la reivindicación? ¿Se debería dejar de celebrar el día de la mujer en el mundo occidental? O, ahora que estamos en democracia ¿el día de los trabajadores?
No sé si me entiendes, creo que por culpa de tanta fiesta, marca y jolgorio se pierde el verdadero significado del día. Por ello lo he posteado hoy, no el próximo sábado, que es cuando lo "celebran" en Madrid ;)

Publicar un comentario

Por favor, identifícate. Si no estás registrado en ninguno de los soportes indicados, existe una opción para introducir tu nombre y/o url.

Borraré todos los comentarios firmados como "anónimo"

Quedan totalmente prohibidos los comentarios spam o que contengan publicidad. Dichos comentarios serán borrados sin dilación.

  ©Diseño realizado por erMoya a partir de la plantilla "Songs" creada por Dicas Blogger.